Demiurgo Descifrado

Página en el idioma Español

for English language see the botton of the page                para idioma Português veja parte inferior da página

 


La concepción de un dios gobernante, regente de un mundo terrenal, distinto e inferior al Todopoderoso y Absoluto Dios, se remonta a los primeros cristianos.
Para los cristianos gnósticos, especialmente para Marción, este semidiós era Jehová (JHVH), que se corresponde al Demiurgo platónico, también conocido como Cosmocrátor o Ialdabaoth.
Descifrar este personaje con argumentos teológicos es un reto fascinante, que despierta el interés de aquellos que aprecian el estudio profundo e imparcial de los misterios que hay
en la Biblia.

 

 

¿Dios incoherente?

¡Por cierto que no!

 

      En este material presentado en formato de libro, el comportamiento aparentemente dudoso de Dios es analizado a lo largo de diferentes períodos históricos, antes y después de Jesucristo.
     A través de una evaluación comparativa entre los modelos del Viejo y Nuevo Testamento, podemos concluir que no hay compatibilidad entre el comportamiento de Jehová (JHVH), que en el pasado se identificó como Señor y el comportamiento de Dios Padre (ABBA), que se ha presentado a los hombres por medio de su Hijo, Jesucristo.
     En este libro, traté de preservar por varios argumentos la idoneidad de Dios Padre contra los ataques de los cuestionadores, que se basan en una supuesta identificación entre el Dios Padre y el dios de absurdos y contradicciones - Jehová.
     En Dios Padre no hay ninguna evidencia de psicopatía crónica, que a menudo se ve en las actitudes de Jehová, el dios tribal de Israel.
     Aquellas actitudes radicales, como la autorización de represalias violentas, el castigo de los adúlteros y desobedientes por lapidación, el fortalecimiento de los ejércitos de Israel contra sus enemigos, el exterminio en masa de personas, incluyendo niños inocentes, maldiciones contra los descendientes, discriminación racial y muchas otras aberraciones son abundantes en la ley de Jehová, que fue transmitida a través de Moisés.
     Mi objetivo en este estudio fue proporcionar una respuesta coherente a los cuestionadores que critican a Dios Padre por las incoherencias y todas las adversidades que vienen sobre la humanidad.
     Así que la idea de que Dios es un viejo gruñón y enojado, que está controlando "títeres" en el cielo, preocupado solamente en satisfacer sus propios caprichos y deseos, es totalmente equivocada porque no se corresponde con la realidad.
     Además, la imagen de un Dios bipolar, que a veces actúa favorablemente a los hombres y aveces actúa desfavorablemente hacia la humanidad, lo hace parecer como si Dios tiene una personalidad ambigua, a veces buena y aveces mala, dependiendo de las circunstancias.
     Esto sería sin duda la imagen de que alguien podría tener acerca de Dios, si la Biblia se limitase exclusivamente a los treinta y nueve libros del Viejo Testamento.
     Este conflicto entre el comportamiento del dios presentado por Moisés y el comportamiento del verdadero Dios presentado por Jesús llevó a muchos cristianos a otras religiones, filosofías, y incluso al ateísmo.
     Aunque los conceptos dualistas presentados en este análisis no son adoptados por la teología cristiana tradicional, ideas similares se habían anteriormente en la filosofía de Platón, que admitió la existencia de un demiurgo, creador del mundo material.
     Más tarde, estos tipos de conceptos también fueron defendidos por Marción, Valentín y otros precursores del movimiento Gnóstico (gnosticismo) durante los primeros siglos del cristianismo, los cuales asociaran ese Demiurgo a Jehová.
     De la misma manera, durante la Edad Media algunas enseñanzas similares fueron parte de las doctrinas adoptadas por los cátaros, también llamados albigenses. Ellos llamaran a ese arquitecto Satanael, el cuál usurpó el lugar de Dios en el gobierno del mundo material.
     Yaldabaoth, Samael, Saklas y Cosmocrator eran también nombres asociados a este personaje que intervino en la creación del cosmos de una manera negativa.
     Además, el filósofo griego Carpócrates dijo en su doctrina que el mundo fue hecho por ángeles.     
     La razón principal que me llevó a escribir un libro sobre esta materia se debe a mi insatisfacción con la pasividad de muchos cristianos que permanecen en silencio ante los opositores ateos y agnósticos, simplemente porque tienen falta de buenos argumentos.
     Ojalá este estudio, sin cualquier tendenciosidad o sesgo unilateral, pueda despertar las personas y los grupos religiosos para revisar sus conceptos y valores, a fin de abandonaren los falsos paradigmas.
     Y así, un tema que ha sido abandonado por muchos años se está estudiando de nuevo, y ahora con la debida seriedad. Todos aquellos que estén interesados ​​en el estudio de la Biblia a través de una manera imparcial se pueden profundizar en estos temas inexplorados y controvertidos.
     En este libro, traté de demostrar con argumentos lógicos y razonables la distinción entre aquel que es verdaderamente Dios (el Padre) y una otra persona – Jehová (JHVH), el cuyo objetivo es hacerse pasar por el Dios soberano y sólo.
     Todos los argumentos utilizados en este tratado se basaron únicamente en el texto bíblico. Pienso que la exégesis utilizada en este análisis es perfectamente accesible a cualquier persona.
     Aquí se puede encontrar también un enlace para acceder al sitio de IABR (Instituto de Investigación Bíblica Avanzada) y también otro enlace para ponerse en contacto conmigo por correo electrónico. Tendré mucho gusto en recibir comentarios y preguntas de los visitantes de este sitio.

Oswaldo Carvalho

 

Un análisis teológico del conflicto que hay en la conducta de Dios, respectivamente, en el Viejo y Nuevo Testamento

Para descargar el libro en el formato "pdf"
haga clic en la imagen abajo:



El libro fue escrito originalmente en portugués. Si quiere leer en otro idioma, utilice el traductor de Google, seleccionando y copiando el texto para el traductor.

               
 

 

La tesis principal de este website consiste en el hecho de que el verdadero Dios Padre es totalmente justo y coherente, permaneciendo de esa manera por toda la eternidad, a pesar de que las Escrituras parecen mostrar un Dios diferente, principalmente si vemos por la óptica del Viejo Testamento. La teología tradicional cristiana se ha eximido de investigar esas contradicciones con la adopción del argumento de que la conducta de Dios se ha cambiado con el pasar del tiempo debido a la necesidad de Dios para relacionarse con la humanidad en diferentes circunstancias.

Para apoyar este argumento, los eruditos católicos y protestantes dividen la historia de la humanidad en varios períodos cronológicos, donde en cada uno de ellos, Dios tendría se comportado de manera diferente hacia un objetivo final que culminará en los así llamados "últimos días". En este trabajo, me ocupé en mostrar que el comportamiento de Dios no puede cambiar a lo largo de la historia, porque si Dios lo hiciera así, Él estaría siendo voluble, lo que contradice el atributo de la inmutabilidad divina, que es mencionado en Hebreos 13:8. … Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos.

Al decir que los comportamientos de Dios observados a lo largo de los relatos bíblicos son diferentes, yo también procuro mostrar que las motivaciones y propósitos son distintos, cuando se analizan comparativamente Jehová (Yahvé) y el Dios Padre, aunque los teólogos digan ser la misma persona, es decir, lo mismo Dios. Si comparamos las actitudes y comportamiento de Jehová (JHVH), lo cual fue revelado por Moisés en el Antiguo Testamento, con las actitudes y comportamiento de Dios Padre (ABBA), lo cual fue revelado por Jesucristo en el Nuevo Testamento, vemos una diferencia notable.

Por un lado, vemos que Jehová mostraba una naturaleza violenta, ya que llevo al pueblo judío a sangrientas batallas, otorgándoles victorias sobre naciones y ejércitos, cuando los reyes de Israel eran obedientes a los preceptos de la ley mosaica. Sin embargo, cuando la gente era rebelde y desobediente a la ley, Jehová actuaba desfavorablemente a Israel, permitiendo trágicas derrotas contra sus enemigos.

Por otro lado, vemos a Dios el Padre presentado por Jesús siempre compasivo y amoroso, siendo invariablemente más propenso a perdonar que castigar, como leemos en 2 Pedro 3:9 … Dios tiene paciencia con todos, porque no quiere que nadie perezca, sino que todos se arrepientan.

Otra grande diferencia es que Jehová siempre revelaba una simpatía exclusivista por Israel, mientras que el Dios Padre es siempre imparcial y no revela predilección especial por nadie. Jehová autorizaba la represalia y venganza en la base del "ojo por ojo, diente por diente" (Éxodo 21:23-25), lo que también es llamado "Ley del Talión", mientras que Jesús enseñó sus discípulos a relevar las ofensas y perdonar los delitos (Mateo 5: 38-42).

Cuando le preguntaron acerca de la autoridad para enseñar cosas diferentes de lo que enseñaba la ley de Moisés, Jesús afirmó que había recibido aquellas enseñanzas directamente de su Padre celestial. En la época de su ministerio, Jesús dejó bien manifiesto que todo lo que él enseñó y predicó a los hombres fue de acuerdo a lo que Él había recibido directamente del Dios Padre.

Al leer en la Biblia que Jesús vino a cumplir la ley del Viejo Testamento (Mateo 5:17), debemos entender que él vino a dar un sentido que la ley del Antiguo Testamento nunca tuvo, porque la ley consideraba asuntos vitales relacionados con el alma y el destino eterno, sólo en lo ámbito de una religiosidad de apariencias. La diferencia entre los mandamientos de Jesús y los mandamientos que Jehová dio a Moisés no era sólo superficial, pero en muchos casos fue extrema. Así, por ejemplo, vemos Jehová autorizando la lapidación de los desobedientes a sus mandamientos, mientras que Jesús perdonó una adúltera que estaba a punto de ser apedreada, como ordenaba la ley del Viejo Testamento (Juan 8:1-11).

En otra parte, Jehová estableció estrictos preceptos alimentares a los judíos, que Jesús no confirmó y su discípulo Pablo dijo así en 1 Corintios 10:25-26 … Coman de todo lo que se vende en la carnicería, sin preguntar nada por motivos de conciencia, porque del Señor es la tierra y todo cuanto hay en ella. Jehová reveló también una deshumana discriminación con las personas. La discriminación es una forma de prejuicio y de agravio a la inherente dignidad humana, y es exactamente eso que hacía Jehová al discriminar las mujeres, los extranjeros, los que tenían ciertos tipos de enfermedades congénitas y otras cosas más, que aquellos individuos no tenían ninguna culpa por haber nascido así.

A su vez, vemos en los Evangelios Jesús viviendo junto con personas de todas las clases sociales sin prejuicios o discriminaciones, y por causa de esa liberalidad, él fue acusado por los judíos de ser amigo de los pecadores (Mateo 11:19).

Otra clara diferencia es que los que tocaban en Jehová eran muertos implacablemente, como lo fue Uza, que tocó en el arca que simbolizaba la presencia de Jehová (2 Samuel 6:6-8), mientras que aquellos que tocaban en Jesús eran sanados, como lo fue la mujer hemorrágica, simplemente porque ella tocó en la franja del vestido de Jesús por la fe (Marcos 5:25-30). Diferentemente de Jehová, que siempre demostró repugnancia por el contacto con los hombres, Jesús fue siempre tangible, accesible y acogedor, que tocaba y que permitía ser tocado por hombres y mujeres, buenos o malos, transmitiéndoles virtud, cuyas manos tocaran en personas moribundas para traerles sanidad (Lucas 8:54), cuyos pies fueron mojados con las lágrimas de una pecadora arrepentida (Lucas 7:36-38), cuya saliva untó los ojos de un ciego para que volviese a ver, en cuyo pecho el discípulo Juan encontró el afecto de un amigo (Juan 13:23-25) y cuyo rostro recibió el beso hipócrita del traidor Judas Iscariote (Lucas 22:47-48).

Frente a tantas incoherencias, soy llevado a concluir que no hay cualquier posibilidad de identificación entre Jehová y Dios Padre, o entre Jehová y Jesús, el Hijo, el cual tiene la misma naturaleza y esencia del Padre. No puedo imaginar a un Dios con dos caras y una doble personalidad, como vemos en dos períodos consecutivos de la historia, y por eso creo que Jehová (YHWH) y Dios Padre (ABBA) son personas diferentes.

Aunque los argumentos de la teología cristiana ortodoxa niegan cualquier distinción entre Jehová y el Dios Padre absoluto, esta concepción dualista también ha sido objeto de estudios y discusiones desde el pasado, y la misma idea ya estaba presente en la visión filosófica platónica, así como también entre los cristianos gnósticos de los principios siglos DC (Marción), y más tarde, entre los albigenses (cátaros) en la Edad Media.

Si la desmitificación de Jehová como Dios Absoluto es muy difícil para los que abrazan la ortodoxia religiosa cristiana, creo que una discusión teológica imparcial sobre este tema es sin duda interesante para aquellos que tienen una mente abierta y son libres para considerar puntos de vista diferentes. Muchos conceptos de hermenéutica presentados aquí difieren de lo que tradicionalmente son aceptos como inmutables. Sin embargo, mi intención no es causar controversia o sensacionalismo, sino presentar una investigación profunda y apoyada en textos de las Escrituras acerca del carácter de Dios, libre de la censura unilateral, que normalmente se hace por los defensores del cristianismo y judaísmo ortodoxos.

La mayor parte de las declaraciones hechas aquí contienen referencias bíblicas que dan soporte y credibilidad a los estudios, evitando también que alguien diga que los argumentos utilizados en mía exégesis tienen una connotación meramente personal y subjetiva. Así que, independientemente de las creencias religiosas, es importante que se tenga una Biblia cerca, donde cualquier persona pueda consultar las referencias utilizadas durante la exposición de los argumentos que se presentan aquí, y así entender mejor el contexto de cada uno de ellos.

Ojalá este trabajo traiga esclarecimientos sobre tal incoherencia que expone el cristianismo a las críticas y cuestionamientos de los agnósticos, que con razón apuntan el hecho absurdo que Dios tenga actuado de manera diferente, si comparamos su actitudes antes y después de la manifestación de Jesucristo en este mundo.

En mi experiencia a lo largo de varios años compartiendo las ideas enunciadas aquí, sé que la mayoría de las personas no están de acuerdo con las principales tesis que aquí se presentan debido a que sus mentes han sido "programadas" para rechazar todo lo que contraría los paradigmas de las varias corrientes religiosas.

Si muchos conceptos lanzados aquí no fueren aceptos, eso no me sorprenderá, porque hasta mismo Jesucristo sufrió fuerte oposición cuando trajo ciertos principios que entraban en conflicto con la teología judía de su tiempo. Jesús fue criticado por todos los grupos religiosos de su tiempo: fariseos, saduceos, escribas, herodianos, y probablemente también por zelotes y esenios. Él usaba frecuentemente las contradicciones que había en las doctrinas de estos grupos y por esta razón Jesús siempre fue acosado.

El ministerio de Jesús sólo sobrevivió durante tres años porque él usó muchas parábolas para transmitir sus enseñanzas. Por medio del mensaje enigmático de las parábolas, Jesús logró introducir conceptos complejos a sus discípulos y demás oyentes. Las enseñanzas de Jesús no eran asimiladas al principio, pero después, a medida que eran digeridas adecuadamente en las mentes de sus oyentes, les llevaba a conclusión de realidades importantes y difíciles de ser absorbidas en un primer momento.

El apóstol Pablo dijo que muchos secretos no pudieron ser revelados a la Iglesia porque los creyentes no estaban preparados para oír, como él dijo en 1 Corintios 3:1-3 … De manera que yo, hermanos, no pude hablarles como a espirituales, sino como a carnales, como a niños en Cristo. Os di a beber leche, y no vianda; porque aún no erais capaces, ni sois capaces todavía, porque aún sois carnales.

También en Hebreos 5:10-14, el autor dijo que no pudo hablar claramente del misterio que envolvía el sumo sacerdote Melquisedec   … Y fue declarado por Dios sumo sacerdote según el orden de Melquisedec. Acerca de esto tenemos mucho que decir, y difícil de explicar, por cuanto os habéis hecho tardos para oír. Porque debiendo ser ya maestros, después de tanto tiempo, tenéis necesidad de que se os vuelva a enseñar cuáles son los primeros rudimentos de las palabras de Dios; y habéis llegado a ser tales que tenéis necesidad de leche, y no de alimento sólido. Y todo aquel que participa de la leche es inexperto en la palabra de justicia, porque es niño; pero el alimento sólido es para los que han alcanzado madurez, para los que por el uso tienen los sentidos ejercitados en el discernimiento del bien y del mal.

Esto significa que muchos misterios teológicos pueden permanecer hasta hoy, y por eso es preciso orar para que el Espíritu Santo abra nuestros entendimientos a fin de comprehender las cosas que están encubiertas para nuestros ojos. Si Jesús o Pablo hablasen abiertamente ciertos misterios de Dios a sus contemporáneos, sin duda esto iría dificultarles la comprensión, porque ellos no estaban preparados. Por otra parte, ellos podrían haber sido muertos prematuramente por lapidación, ya que esta era una forma clásica de castigo por blasfemia en la ley de Jehová.

Por lo tanto, a través de argumentos basados totalmente en la Biblia, traté de dar respuestas a las numerosas preguntas acerca de la confiabilidad del carácter de Dios, que se hacen sobre todo por los no cristianos, que enfatizan fuertemente el comportamiento ambiguo del dios revelado en el Viejo Testamento, en comparación con el Dios revelado en el Nuevo Testamento.

Mi propósito no es defender una religión o una nueva secta, sino presentar la consistencia de un Dios que se manifestó al mundo en la naturaleza de su Hijo para traer una hermosa perspectiva de la vida, armonizando el cuerpo, alma y espíritu. Así que trato de mostrar no solo quién Dios es, sino también quién Dios no es, basado en la diferencia de personalidades, respectivamente, de aquellos que son identificados por la mayoría de los cristianos como siendo la misma persona, o sea, el mismo Dios Absoluto.

Mi meta es, finalmente, corregir el enfoque con respecto a la visión correcta del verdadero Dios Padre, que ha sido vilipendiada por los cuestionadores y escarnecedores a través de atribuciones impropias al carácter de Dios y sus propósitos. Espero que los filtros que bloquean las mentes de las personas contra conceptos nuevos y diferentes sean anulados, para que esas personas puedan evaluar las ideas presentadas aquí, y después de una adecuada reflexión, juzguen con imparcialidad si son razonables o no.

¿Dios incoherente? ¡Por supuesto que no! Si asumimos qua hay alguna inconsistencia en el comportamiento de Dios en cualquier momento de la historia, estaremos admitiendo su falibilidad y falta de credibilidad.

Si la revelación de Jehová sin máscara sorprendió y decepcionó a muchos que tomaron conocimiento del asunto por primera vez, es importante que se sepa que primero sorprendió y me decepcionó cuando comencé a estudiar la real personalidad y el carácter maligno de Jehová. Sin embargo, si por un lado quedé profundamente decepcionado al conocer la otra faz de Jehová, me torné mucho más consciente de la naturaleza absolutamente pura y buena del Padre, así como de su maravilloso propósito para la vida de los hombres a través de Jesucristo. A partir de ese discernimiento, empecé a valorar mucho más la misericordia y el amor de Dios demostrados en favor de los seres humanos, indistintamente de la raza, sexo, condición social o naturaleza física.


Oswaldo Carvalho

 

 
               
 

 

English

 
 


 
   
     This study intends to answer many questions about the wrong depiction of God, which bothered me for a long time.
     I always wondered why the god of the Old Testament lost his temper and murdered millions of people. Why was he so full of rage that he engaged in genocidal wars and even commanded the execution of helpless babies, children and foreign people?
     Why did the god of Old Testament commanded countless pregnant women to be raped and their unborn babies ripped out of their wombs were dashed against stones?
     How could I reconcile such savagery with the Sermon on the Mount, or with the statement in 1 John that 'God is Love', especially with the clear definition of love in 1 Corinthians 13:4-8?
     It seems to me that the Old Testament's god is completely different from the loving Heavenly Father that Jesus presented and revealed to his followers.
     Thus, this book intends to prove from the Bible that they are in fact two utterly different Gods. One is the Almighty Heavenly Father that Jesus honored along his entire ministry between the men. The other is the arbitrary, raging, jealous, vengeful, unstable and wrathful - Jehovah (Yahweh) - the god of Old Testament.
     They are two different beings and one of these beings is a fake. The other is the true God, the Abba of Jesus Christ.
     This book may also open your eyes to all the terrifying, incoherent, and despotic behavior of the Old Testaments deity, and let you finally free of that terrifying stigma so that you can fully embrace the wonderful Heavenly Father.
     Every people who allow themselves to think seriously about those matters may get new horizons for their searches. Instead of trying to ignore your doubts with those matters read this book and you will have many of your questions answered and the matter settled in your mind and heart once and for all.
      See more details at the English Language Page, accessing the red button in below.


 

               
 

 

Português

 
 

    
    
      
Este estudo pretende responder a muitas perguntas sobre a representação errada de Deus, que me incomodou por muito tempo.
     Eu sempre me perguntei por que o Deus do Antigo Testamento, perdeu a paciência e matou milhões de pessoas. Por que ele estava tão cheio de raiva que ele se envolveu em guerras genocidas e até mesmo ordenou a execução de indefesos bebês, crianças e pessoas estrangeiras?
     Por que o deus do Velho Testamento ordenou inúmeras mulheres grávidas, para serem estupradas e seus bebês arrancados de seus ventres foram jogados contra as pedras?
     Como eu poderia conciliar tal selvageria com o Sermão da Montanha, ou com a declaração em 1 João que "Deus é amor", especialmente com a definição clara do amor em 1 Coríntios 13:4-8?
     Parece-me que o deus do Antigo Testamento é completamente diferente do Pai Celestial que Jesus apresentou e revelou aos seus seguidores.
     Assim, este livro pretende provar através da Bíblia que eles na verdade são dois deuses totalmente diferentes. Um deles é o Pai Todo-Poderoso Celestial que Jesus honrou ao longo de todo o seu ministério entre os homens. O outro é o arbitrário, violento, ciumento, vingativo, instável e colérico - Jeová (Javé) - o deus do Antigo Testamento.
     Eles são dois seres diferentes e um desses seres é uma farsa. O outro é o Verdadeiro Deus, o Abba de Jesus Cristo.
     Este livro também pode abrir os olhos para todo o comportamento terrível, incoerente, e despótico da divindade do Antigo Testamento, e deixá-lo finalmente livre desse estigma terrível para que você possa abraçar plenamente o Pai Celestial maravilhoso de Jesus.
     Todas as pessoas que se permitem pensar seriamente sobre essas questões podem ter novos horizontes para suas pesquisas. Em vez de tentar ignorar as suas dúvidas com essas questões, leia este livro e você terá muitas de suas perguntas respondidas e o assunto resolvido em sua mente e coração, de uma vez
por todas.



 

 
 

 

   

páginas del sitio Demiurgo Descifrado
en otros idiomas:

  english

   português

Download Acrobat
 Reader (pdf)

 

 Download
 Bíblia
 completa (txt)

 

 

 

email de contacto con el autor

aceso al
 sitio de IABR

 

última atualización:
Julio de 2017